Belle (2021) de Mamoru Hosoda

«Melody be my guide»

Mamoru Hosoda, fundador del Studio Chizu, ha dado vida a bellas experiencias cinematográficas como «La chica que saltaba a través del tiempo», «Summer Wars», «Wolf Children», «El niño y la bestia» y «Mirai». Todas esas experiencias anteriores se unen para dar forma a su último trabajo, excepcionalmente logrado. «Belle» se estrenó en todo el mundo -con la presencia de Hosoda- fuera de concurso en el Festival de Cannes, donde el público la ovacionó durante 14 minutos.

En un tranquilo pueblo de la prefectura japonesa de Kochi, vive Suzu (Kaho Nakamura), de 17 años, cuya vida está gobernada por una tristeza incurable y un profundo sentimiento de pérdida. Suzu, que en su día fue una niña feliz criada por una familia cariñosa, tuvo que enfrentarse muy pronto a la pérdida de su madre en circunstancias dramáticas, ya que se ahogó en un río tormentoso intentando salvar a una niña en peligro. En el fondo, Suzu está enfadada con su madre por haberla abandonado y por haber elegido salvar a una niña desconocida en lugar de permanecer a salvo y viva con ella. Este dolor afecta a todos los aspectos de su vida, desde la fallida conexión con su padre (un cameo de voz del gran Koji Yakusho) -que probablemente esté tan marcado como Suzu- hasta su vida social en la escuela. Además, tras la trágica pérdida, ya no puede cantar, algo que solía hacer mucho con su madre. Esta incapacidad para abrirse a otros seres humanos atrae a Suzu hacia U, un nuevo juego-sensación de Internet que está arrasando en todo el mundo y que ya cuenta con 5.000 millones de suscriptores. U es más una red social que un juego, todo un mundo virtual donde la gente puede ser quien quiera. El pegadizo eslogan de U reza de hecho: «No puedes volver a empezar en la realidad. Puedes volver a empezar en U». Coloridos avatares -los AS- informados por los datos biométricos de los usuarios y que potencian sus puntos fuertes, pueblan U, interactuando y mostrando sus habilidades interiores.

Suzu elige aparecer como Belle, una hermosa joven que canta como un ángel; exactamente lo que ya no puede hacer en el mundo real. Lo que Suzu no ha previsto es la implicación de su mejor amiga Hiroka (Rira Ikuta), una friki de la informática que ha ideado el lanzamiento de Belle como idoru en U. Pronto Belle se hace enormemente popular dentro de la comunidad online y todo el mundo se pregunta quién está detrás de ese encantador avatar pecoso. Un día, justo antes del megaespectáculo de Belle, aparece un terrorífico y misterioso monstruo que lucha en MMA, con aspecto de jabalí, llamado Dragón y apodado Bestia, perseguido por un escuadrón de Justicieros, la policía de «superhéroes» de U. Su fama de ser extremadamente violento e iracundo ha creado un gran número de haters pero también un nicho de fans, atraídos por su enigmática persona. Incluso Belle está extrañamente fascinada por él y desconcertada por los característicos moratones de su espalda; deben ser una pista de la identidad secreta de Bestia, tal vez simbolizan un dolor interno, igual que el que ella sufre. Cuando finalmente Bestia se ve en serios problemas, Belle debe encontrarlo para salvarlo, y todo se convierte en una carrera contrarreloj para que Suzu y sus amigos desvelen su verdadera identidad.

El ritmo cautivador de «Belle» te mantiene bien envuelto durante la mayor parte del tiempo, saltando hacia adelante y hacia atrás de las maravillas de la U a las cabriolas de la vida real que en la segunda mitad de la película viran en una dirección propiamente de thriller, y el clímax, en el que los dos mundos se cruzan, es totalmente poderoso. La historia es una evidente toma del clásico «La Bella y la Bestia», una fábula cuya loable moraleja es valorar la belleza interior y la bondad por encima de la apariencia. Sin embargo, en el cuento clásico, Bestia está atrapada en un cuerpo feo como castigo por ser irrespetuosa, pero la Bestia de Hosoda tiene un secreto más profundo que está más ligado al trauma que a la culpa. De hecho, es la personificación aterradora del «lado oscuro postraumático», una vía clásica de generación de monstruos: Miedo > Ira > Odio > Sufrimiento. El mundo virtual, que muchos consideran sólo un universo efímero y superficial, juega aquí un papel positivo y se convierte en un lugar para compartir, elaborar y procesar las experiencias negativas; como en «Mirai», donde un camino casi psicoanalítico se desenvuelve en una dimensión paralela de fantasía salvaje. El éxito y la popularidad de Belle en U no cambia realmente la miserable vida real de Suzu, pero desencadena un camino de recuperación que culminará con el desnudamiento de su alma y la reconciliación emocional con los actos de su madre. La propia experiencia de Hosoda como padre e hijo alimenta toda su obra y la familia es un fuerte núcleo de todas sus historias y personajes; «Belle» no es una excepción.

Los personajes secundarios son vívidos y aportan un toque de comedia bienvenido a la narrativa, por lo demás bastante dramática. La mejor amiga, Hiroka, es la amiga sarcástica, ingeniosa y experta en tecnología que todos querríamos tener, la más guapa del colegio, Luka (Tina Tamashiro) tiene un dulce secreto, el único miembro del equipo de piragüismo del colegio, Shinjiro (Shota Sometani), es bobo, divertido y un testimonio del valor de la perseverancia, y las cuatro mujeres del grupo de canto se revelan como un cálido elemento maternal de ángel guardián en la vida de Suzu.

Pero hablemos de la animación. Como polo opuesto a Suzu, el personaje de Bella tiene un aura distintiva de Walt Disney. No es de extrañar que haya sido creada por el animador surcoreano y antiguo diseñador de personajes de Disney Sang-jin Kim, «padre» de Frozen, Moena, etc. Sin embargo, el concurso del Universo U la catapulta a años luz de los visuales característicos de Disney. U es una evolución extrema del mundo digital de OZ, de «Summer Wars» de Hosoda; la nube superpoblada y particulada de simpáticos avatares luminosos da una sensación casi abrumadora de profundidad infinita. También tiene algo del espectacular desfile de carnaval de «Ghost in the Shell 2 Innocence», menos místico y verdaderamente pop, como las espectaculares ballenas flotantes, incrustadas de amplificadores, como percebes musicales. Un espectáculo verdaderamente memorable. Las obras de arte inspiradas en el folk irlandés, como el bosque geométrico que rodea el castillo de Beast, son el maravilloso trabajo en 2D del estudio irlandés Cartoon Saloon, el estudio que está detrás de la extraordinaria «Wolfwalkers».

Sin embargo, si en la cara U podría ser relativamente fácil asombrar con efectos especiales, la Suzu de la vida real y su pueblo campechano y tranquilo son un magistral trabajo de realismo que contrarresta perfectamente el brillante y reluciente mundo virtual. Los detalles de los recuerdos de la protagonista, la frondosa campiña, la representación de todas las ricas texturas y superficies con todos los sentimientos y recuerdos agolpados en ellas… todo ello hace que U parezca casi plana. Sin embargo, no faltan los vuelos de fantasía en este nivel realista, como la genial interpretación de las bromas y rivalidades de los amigos del colegio como una feroz partida de «Risk». Los temas musicales son melódicos, «himnos» y pegadizos -como era de esperar al tratarse de una historia en la que el canto tiene un significado preciso para Suzu- y están interpretados por la cantante Kaho Nakamura; la música del título la interpreta el grupo de J-pop Millennium Parade.

La confianza y la empatía de Hosoda con los jóvenes es una de las fuerzas motrices de sus obras, y «Belle» también transmite un fuerte mensaje. Si «Mirai» exploraba lo que nos hace ser como somos, «Belle» va más allá y explora lo que nos hace humanos compasivos.

Salir de la versión móvil